Terapia Regresiva A.M.I.

Volver al pasado para comprender el presente.

Descubrir todos los criterios que tenemos asociados que están limitando nuestra vida y rescatar todos aquellos recursos positivos que nos potencian y nos permiten conseguir todo aquello que anhelamos.

Conectar con nuestra esencia, todo ya está en nosotros, sólo es necesario recordarlo.

A lo largo de nuestra vida, muchos de nosotros nos hemos preguntado acerca de nuestra existencia y de todo lo que nos rodea, quienes somos, de dónde venimos, hacía dónde vamos, nuestra relación con papá o mamá, qué es la muerte, qué hay tras la muerte de nuestro cuerpo físico, qué nos está limitando, cuál es nuestra sabiduría interior… un sinfín de preguntas golpean nuestra mente continuamente.

Nuestra parte lógica trata de encontrar una razón, un entendimiento a todo aquello que nos cuestionamos y que va sucediendo a lo largo de los años, cuando en realidad lo que importa no es tanto pensar la vida, sino sentirla.

Cuando nacemos somos grandes maestros del sentimiento y aprendices del pensamiento, todo lo queremos experimentar, sentir, vivir, abrimos todos nuestros sentidos a ese mundo sin apenas cuestionar nada.

En cambio, conforme vamos creciendo y va transcurriendo nuestra vida sucede todo lo contrario, el pensamiento va ocupando un lugar superior dentro de nosotros y pensamos más de la cuenta, hasta el punto de que muchos de esos pensamientos ni siquiera los controlamos, surgen de forma espontánea, ellos acaban controlándonos a nosotros. Pensamos tanto que nos acabamos olvidando de lo más importante, sentir.

Esta vida es para sentirla, piensa menos, vive más.

El porqué de nuestra existencia.

Muchas y muy diferentes pueden ser las opiniones que surgen al formular esta pregunta, y por supuesto, todas pueden ser válidas, ya que no existe una ciencia exacta que pueda definirla como única realidad.

Nuestra alma, a través del vehículo que es nuestro cuerpo, viene a experimentar, a vivir, a sentir de forma temporal, ya que, dentro de este marco terrenal, esta experiencia tiene un principio y un final.

El alma busca la conquista del ser, el amor incondicional hacia uno mismo.

Entender y comprender nuestra existencia, ese continuo ir y venir de situaciones cambiantes que forman parte de nuestro aprendizaje, evolución y transformación personal.

 

¿Qué son las regresiones?

Las regresiones ofrecen un viaje a través de nuestra conciencia para explorar nuevas posibilidades de existir y otras opciones de actuación frente a las circunstancias que nos dificultan avanzar en nuestra vida.

Esta técnica ofrece diferentes puntos de vista de un mismo problema, posibilitando un dialogo con nosotros mismos y creando opciones que en un estado consciente seríamos incapaces de percibir.

Explorar nuestro mundo interno, reviviendo de forma intensa recuerdos que aparentemente creíamos olvidados y que a través de la regresión conseguimos que cobren de nuevo vida y nos permitan una revelación terapéutica recordándonos cuál es nuestra verdadera esencia.

Las regresiones son puertas a memorias del pasado actual, a otras existencias, a fabulaciones o a pequeñas historias creadas desde nuestro inconsciente.

Al abrir esas puertas uno se pone en contacto con memorias del alma. Tener acceso a esa información hace que podamos tener mayores opciones de comprensión frente a la problemática que estemos sufriendo en nuestra vida o para un mejor entendimiento de quienes somos realmente.

La terapia consigue llevarnos más allá de nuestra propia identidad, de nuestra lógica, de nuestros raciocinios, mucho más allá, es una búsqueda del ser hasta llegar a conseguir la plenitud.

Mediante la terapia regresiva, se reviven hechos significativos del pasado, cuya carga emocional todavía está activa, impidiéndonos avanzar en nuestra vida.

Las culpas, los miedos, las pérdidas, las creencias, los pactos, etc… al ser aflorados se transforman en una nueva forma de sentir y de actuar. Se deja de reaccionar exageradamente frente a estímulos o personas que antes nos producían rabia, tristeza, miedos, fobias, culpabilidad.

Entender que a través de la regresión volvemos a nuestro origen, en realidad nunca hemos dejado de estar ahí. Hay una inmensa fuente que nos abastece de todo lo que necesitamos, más bien es recordar lo que es importante para nuestro ser más allá de nuestra identidad.

El objetivo de la terapia regresiva es conocer las causas psicológicas que originan nuestros problemas emocionales.

Proceso terapéutico de las regresiones.

El proceso terapéutico de la terapia regresiva está formado por estas cuatro etapas:

  • Etapa informativa o etapa de condicionamiento.

Información de los condicionamientos y respuestas frente a la problemática en cuestión, es decir cómo se crearon originalmente esos criterios y comportamientos.

Averiguar qué criterios, emociones, síntomas psicosomáticos, conductas o reacciones han quedado asociados provocando que nos comportemos o atraigamos determinadas situaciones o personas a nuestra vida.

  • Etapa de entendimiento.

Rescatar la información del alma de aquello que no se puede perdonar y entender que cada uno de nosotros somos los responsables de lo que ocurre en nuestra vida.

  • Etapa de compensación.

Descubrir todos aquellos dones, capacidades, virtudes y recursos que ya están en nosotros, que nos ayuden a compensar el dolor y a conseguir alcanzar nuestros deseos.

  • Etapa de reprogramación o transformación.

Desarrollar estrategias de cambio. Descubrir posibilidades nuevas e integración de otras opciones posibles en nuestra vida actual.

Las regresiones hacen de puente entre lo que me sucede y lo que ya fue.

A través de las regresiones no sólo vas a entender todo aquello que tienes asociado que te limita y te paraliza, sino que también vas a descubrir esa sabiduría interior, que ya existe en ti, que cada uno de nosotros llevamos dentro, donde sí has sido capaz de desarrollar capacidades y talentos que te han permitido conseguir todo aquello que anhela tu alma.

No te pido que me creas, sólo te pido que lo compruebes

y lo experimentes por ti mismo/a.

La terapia regresiva A.M.I. es una herramienta dentro de la psicoterapia transpersonal muy útil para el autoconocimiento, el desarrollo personal y la transformación de cada persona.

En Instituto A.M.I. también te ofrecemos la oportunidad de formarte profesionalmente, para que puedas acompañar y dar soporte a otras personas en sus procesos terapéuticos.

También te puede interesar: CURSOS DE TERAPIA REGRESIVA

Show Buttons
Hide Buttons