CURSOS Y TERAPIAS
¿Que son los Sueños y para que sirven?
Floren Francia, Psicoterapeuta A.M.I.
Cómo pueden ayudarte tus sueños

Desde que Freud tratara la interpretación de los sueños y le diera su particular versión, se ha hablado mucho de porqué se manifiestan los sueños, cuál es su función y en qué nos puede servir estudiarlos e interpretarlos para mejorar nuestra vida.

Los profesionales del instituto AMI estamos plenamente convencidos de su cometido en nuestra vida, y de cómo una buena interpretación de los sueños y de sus mensajes nos pueden ayudar a mejorar como personas, a entender la repercusión de los episodios negativos vividos y ayudarnos a superarlos para, positivamente, crecer como personas y ser más felices.

¿Qué son los sueños?

Una manera sencilla de definir qué son los sueños, la que más nos gusta, es la que se refiere a ellos como experiencias que ocurren en un mundo no material y no físico que contienen una información emocional, como recuerdos, experiencias traumáticas, problemáticas, capacidades y deseos reprimidos. Y es precisamente en esta última parte donde se muestran las funciones básicas de los sueños. El para qué. Sigamos pues…

“Quién crea Sueños inventa su mundo”
¿Para qué sirven los sueños?

Los sueños existen por algo y tienen su función, al igual que ocurre con otro tipo de experiencias de la mente, como los recuerdos o la imaginación. Nuestra mente no fabrica los sueños sin más y porque sí, los crea por algo, con ellos nuestra mente nos quiere decir muchas cosas, y de cómo las interpretemos radica el éxito en la interpretación. Aquí te dejamos siete claves para entender las funciones de los sueños:

  • Evalúan nuestra conciencia. Seguramente tendrás familiares que podrían decir cómo eres, tus mejores amigos también tendrían muchas claves para explicar cuál es tu personalidad. Y en el trabajo, algunos de tus compañeros más cercanos podrían definir cómo es tu forma de trabajar y cuáles son tus puntos fuertes y débiles a nivel profesional. ¿Pero qué hay de tus traumas, tus miedos e inseguridades, aquellos que no siempre muestras, ya sea porque no quieres enseñarlos o porque residen en tu interior sin que tú seas consciente? Es ahí donde intervienen los sueños. Ellos pueden sacar a relucir aquello que somos y que no siempre exponemos conscientemente. Los sueños muestran el interior de nuestra personalidad. Y son un gran valor para llegar al fondo de nuestras sensaciones más ocultas, de aquellos traumas escondidos que afectan nuestro desarrollo diario y que bloquean nuestras emociones, de aquellos deseos que quizá no sabemos o no podemos verbalizar
  • Ayudan a procesar. Imagínate un día cualquiera, de una semana especialmente complicada, donde a nivel laboral has tenido difíciles quehaceres que se han extendido más allá de tu horario laboral. El ritmo de ese día te ha impedido, a nivel consciente, analizar y procesar lo que te ha ocurrido a lo largo del día. ¡Ajá! ¡A ello te ayudarán los sueños! Cuando duermes, y sueñas, procesas y asimilas todo aquello que te sucede a lo largo del día.
  • Sirven como válvula de escape. Ahora vayamos más allá, hagámoslo más difícil: a ese día de una semana especialmente complicada en el trabajo, sumémosle otro tipo de tensiones y factores estresantes, por ejemplo: una época compleja a nivel familiar o de pareja. Estos estresores también podrían ser positivos (por ejemplo, el nacimiento de un hijo o hija, una boda, un ascenso laboral deseado, etc.). E imagina que esta etapa se prolonga semanas, o meses. ¿Qué ocurriría si acumularas tanta información en tu cerebro durante mucho tiempo? ¿Podrías gestionarlo? Más bien no, a la larga tenderías a desestabilizarte emocionalmente… Para que no ocurra eso, existen los sueños: nos permiten liberar -y liberarnos- de una parte de la información y experiencias que vivimos.
  • Aportan información propia. ¿Recuerdas todo lo que te ha ocurrido en tu vida? ¿Conoces todos tus deseos? ¿Podrías enumerar los problemas que has tenido desde que tienes uso de razón? ¿Eres consciente de todo lo que deseas? Seguramente no, pero los sueños pueden ayudarte a averiguarlo porque aportan pequeñas informaciones sobre nosotros mismos y permiten aflorar recuerdos, experiencias, problemas, deseos… que de otra forma no podríamos sacar a la luz, porque nuestra mente consciente no puede acumular toda esa información.
  • Muestran aquello que reprimimos. Compliquemos algo más el tema: a veces no sabemos que sabemos. Y no sabemos qué ocultamos o qué reprimimos. Pues bien, una buena herramienta para saberlo interpretar correctamente los sueños. Ellos nos permiten averiguar qué reprimimos a nivel emocional, o qué no estamos llevando a cabo en nuestra vida que sí deberíamos hacer (propósitos, objetivos, aptitudes y capacidades que ya poseemos, ocupaciones…). Por lo tanto, los sueños son fundamentales para liberar nuestros pensamientos reprimidos.
  • Buscan nuestro crecimiento personal. Desde que nacemos, crecemos y evolucionamos: es nuestra naturaleza. Los sueños persiguen que sigamos el camino de la evolución personal, tratan de mostrarnos el vía a seguir para que crezcamos a nivel emocional. Incluso las pesadillas -con la angustia que nos provocan a veces- persiguen nuestra evolución personal.
  • Son claves vitales. Ahora imagínate recorriendo un camino en un bosque, señalizado con tres trayectorias posibles, cada una con un color diferente (verde, rojo y azul por ejemplo). El camino que tu quieres seguir es el de las señales verdes, y deberás localizarlas a lo largo del bosque. En nuestra vida, algunos sueños son “las señales verdes” que nos van indicando por dónde seguir. Nos envían mensajes en forma de claves para que tomemos consciencia de las realidades de nuestra vida y de lo que podemos hacer con ella. Eso sí: si analizamos de forma correcta los avisos y los integramos a nuestra persona. ¿Y cómo analizar correctamente los sueños? Eso tiene que ver con los siguiente.
¿Todos los sueños tienen la misma interpretación?

Pues no. Depende de cada persona, de cómo los codifique y de su lenguaje de interpretación. Es decir, ante un sueño determinado, acertar en su interpretación dependerá en gran medida de las experiencias de la persona, sus deseos, sus necesidades, sus miedos, los sentimientos mientras experimentaba ese sueño, etc. ¿Verdad que hay experiencias que dependiendo de cada persona pueden ser positivas o negativas? Algo parecido ocurre con los sueños: no se interpretará de igual manera un sueño en el que la persona está volando si ésta tiene miedo a volar que si no lo tiene; si le gusta viajar o desea hacerlo, a si no es así. Faltará añadir características propias de la persona a la interpretación, conocerla y guiarla, en resumen. Existen varias técnicas para interpretar de forma correcta tus sueños o los de alguna persona que quieras tratar, una de ellas es la técnica de los pasos guiados o la técnica de figuras oníricas. También existe una simbología aplicada a los sueños que permite ayudar a descubrir su significado ( libro y DVD).

¿Quieres saber mas?