LAS PESADILLAS

Las pesadillas, ¿algo más que un mal sueño?

Mejora tu vida escuchando a tu inconsciente.

Tu inconsciente continuamente se está manifestando y te está ofreciendo información muy relevante e interesante para ti, es importante prestarle toda tu atención para mejorar tu salud emocional y tu calidad de vida.

Según estudios fisiológicos realizados por psiquiatras, cuando el cuerpo está cargado de sustancias tóxicas, ya sea por exceso de comida u otras disfunciones del sistema, estos procesos pueden presionar el centro nervioso respectivo y causar pesadillas, otras formas de traumas inducidos u otras causas psicológicas que es importante tener en cuenta.

Los sueños son situaciones, emociones y patrones que necesitan resolverse.

¿Qué es una pesadilla?

Una pesadilla es un sueño perturbador por su contenido desagradable, que provoca sentimientos de angustia, miedo, ansiedad e incluso terror, y que por su gran impacto emocional negativo que produce en quien la sufre, le acaba despertando.

La experiencia se vive con tanta intensidad emocional y de una forma tan real que no permite que el descanso sea reparador, llegando incluso a la interrupción del sueño.

¿Por qué se tienen pesadillas?

Estas son algunas de las causas que las pueden provocar:

  1. Estrés, ansiedad o depresión grave.

Puedes estar atravesando una situación que te produce un nivel de ansiedad elevado, o incluso estar sufriendo un estado depresivo, ya sea a nivel laboral o personal. El estrés excesivo es muy nocivo para la salud y también puede ser uno de los factores que desencadene en sueños perturbadores.

  1. Digestiones pesadas.

Una comida copiosa o comer justo antes de irte a dormir, sin permitir que tu cuerpo pueda hacer una correcta digestión, puede ser una de las causas que te provoque un sueño angustioso y acabes por tener las temidas pesadillas.

  1. Traumas.

A causa de un hecho o acontecimiento traumático por el que hayas tenido que pasar en tu vida y que no hayas resuelto.

  1. Adicción al alcohol o a las drogas.

El consumo de excitantes, alcohol o drogas pueden provocar una reacción alterada en tu mente y en tu cuerpo.

  1. Algunos fármacos o estados febriles.

Es importante que tengas en cuenta si estás tomando algún fármaco porque puede ser la razón que te esté provocando las pesadillas. La fiebre también puede ser un causante de padecerlas.

¿Quién las sufre principalmente?

Es muy frecuente que las pesadillas se manifiesten en las etapas de la infancia y de la adolescencia. Durante estas etapas de la vida de un ser humano se producen muchos cambios importantes y se considera que forman parte del proceso natural del desarrollo evolutivo de la persona, pero con el paso del tiempo acaban desapareciendo.

Sin embargo, debes prestar mayor atención si éstas suceden en la etapa adulta, ya que puede estar relacionado con trastornos mentales o emocionales.

También es importante que tengas en cuenta si se repiten en períodos cortos de tiempo y si son tan intensas que acaban perjudicando y alterando tu descanso, llegando a repercutir negativamente en el desarrollo normal de tu actividad diurna.

Las personas que están sometidas en su vida a niveles muy altos de estrés son más propensas a sufrirlas.

Consejos para mejorar la calidad del sueño.

• Reducir el estrés.

El ritmo ajetreado, las preocupaciones, el exceso de responsabilidad y obligaciones de nuestro día a día, no favorecen en la conciliación de un sueño reparador y beneficioso.

• Evitar películas o noticias

Evitar películas o noticias de contenido violento o de terror justo antes de irnos a dormir.

• Ambiente adecuado de la habitación.

La oscuridad ayuda a relajar y calmar nuestro cerebro. Está comprobado científicamente que la luz aumenta nuestra actividad cerebral. También es aconsejable que la temperatura de la habitación no supere los 18o.

• Seguir unos hábitos saludables.

Una alimentación sana y equilibrada, evitar comer alimentos pesados o grandes cantidades por lo menos tres horas antes de ir a la cama; practicar ejercicio físico de forma regular, preferiblemente por la mañana; evitar consumir alcohol y/o estimulantes como café, té, refrescos gaseosos y bebidas energéticas, sobretodo dos horas antes de ir a dormir.

• Practicar técnicas de relajación antes de dormir.

Tomar un baño de agua tibia y esencias relajantes, realizar meditaciones de 15 minutos aproximadamente o leer un libro nos ayudará a relajar nuestra mente y nuestro cuerpo y reducirá los niveles altos de estrés y ansiedad.

• Desconectar los aparatos electrónicos que tengamos en la habitación.

Se han realizado investigaciones que demuestran que el uso de dispositivos tecnológicos antes de dormir puede provocar trastornos del sueño.

Si después de seguir estos consejos

Si continúas teniendo pesadillas, valora si suceden de forma esporádica por algún hecho concreto que esté sucediendo en tu vida, siendo sólo algo puntual o, por el contrario, si persisten en el tiempo, de forma recurrente e intensa, porque en este caso, tras ellas puede existir un problema psicológico mayor que debe ser tratado por un especialista.

Es importante que seas consciente de tus emociones y pensamientos, porque todo lo que sientes durante el día se acaba reflejando en tus sueños.

Los profesionales que formamos el Instituto A.M.I. hemos desarrollado diferentes técnicas y terapias psicológicas que enseñan cómo acceder a tu inconsciente y obtener las respuestas que necesitas para tu evolución y desarrollo personal.

Show Buttons
Hide Buttons