¿Qué son las fobias?

 

La fobia es un trastorno generado por un intenso miedo e irracional ante situaciones, animales, personas u objetos en concreto.

Ocasionando-principalmente-ansiedad en aquellos que la padecen.

Regularmente, se relaciona la fobia con el miedo y pese a que comparten un mismo campo existen diferencias entre ambas.

            El miedo es un sentimiento intenso que surge como instinto de supervivencia-comentado en el artículo: ¿Por qué sentimos miedo? Introducción-. En cambio, una fobia se cataloga como un trastorno psicológico-o de ansiedad-enlazado con una reacción de rechazo en aquellos que la padecen. Esto quiere  decir que aunque el miedo sea algo común y necesario en presencia de situaciones amenazadoras, es un aprendizaje, hay una justificación detrás de ese rechazo. Por otro lado, la ansiedad-pese a que generalmente el sujeto desconoce su procedencia-es una alteración psicológica del sentimiento primario que requiere de atención más profesional para ser vencido.

Síntomas más comunes  

El individuo que convive con la fobia-cuando los indicios despiertan-puede padecer síntomas físicos-sudores, palidez, sequedad de los labios, malestar estomacal que puede ocasionar menester de ir al servicio, …-, evadirse de la situación que le altera; mostrando en su comportamiento una inquietud que le condiciona, una conducta de anticipación para evitar la interacción con aquello que le genera angustia y el pensamiento constante de que se encuentra en peligro o incluso al borde de la muerte.

A pesar de que los síntomas varían dependiendo de cada persona, los más habituales son los anteriores nombrados.

Estudios elaborados 

Uno de los primeros estudios más reconocidos sobre las fobias lo realizó Sigmund Freud (1856-1939)-padre del psicoanálisis-que los recopiló-mayormente-en su libro Estudios sobre la histeria (1895)

            Por lo común, Sigmund Freud atribuyó el origen de las fobias a represiones que establecemos por parte de la figura paterna o materna.

            En el caso que investigó sobre Juanito-por ejemplo-a principios del siglo XX achacó la fobia que tenía el niño de cinco años a que le mordiera un caballo por una inconclusa relación por parte de padre.

            Tras el sueño en el que su madre le abandonaba, el paciente desencadenó una fuerte dependencia hacia ella y una necesidad de eliminar a la otra figura por temor a que se interpusiera a su vínculo materno.

            En todo caso-y recordando el primer apartado de este artículo-, la fobia crea la sensación de que el paciente se encuentra en constante peligro, justificando de esta manera la señal simbólica que otorgó al caballo como devorador-igual que como veía a su padre-. Llegando a la conclusión de la escasa relación que ambos tenían.

Durante los numerosos estudios que realizó, aparte de establecer una base para la escuela del psicoanálisis, contribuyó en el estudio de las fobias destacando cuatro grupos y dos fases que eran constantes en los pacientes de este campo:

Sigmund Freud: tipos de fobias

  1. Fobias primarias
  2. Fobias obsesivas
  3. Fobias histéricas
  4. Agorafobias

Sigmund Freud: dos fases recurrentes en los pacientes con fobias 

Primera fase: Represión enlazada a un miedo exterior que se manifiesta en el paciente en sentimiento de angustia.

Segunda fase: Constitución de los medios defensivos que impiden el contacto con el peligro otorgado.

Estudio de John B. Watson del pequeño Albert

John B. Watson (1878-1958) fue un reconocido psicólogo estadounidense en la escuela conductista de psicología. Especializado en el estudio de las técnicas de modificación de conducta.

            El experimento más conocido fue el que realizó junto a Rosalie Rayner para poner en práctica sus teorías acerca del condicionamiento de la reacción del miedo. Conocido como el pequeño Albert.

Los objetivos del experimento era comprobar si era posible condicionar a un niño para que tema a un animal, si el mismo miedo se podría extender a otros animales u objetos similares y durante cuánto tiempo persistiría el temor.

            Albert (Douglas Merritte fallecido a los seis años de edad) fue el sujeto para realizar el estudio. Antes de ponerlo en práctica, debieron comprobar que no había un temor previo a los objetos que se iban a utilizar para el experimento. En este caso, el niño revelaba un miedo a los sonidos fuertes, utilizado en el experimento como estímulo incondicional (EI)

            Al sujeto se le presentaba una rata blanca (EN) con el constante golpeteo de una barra cerca del oído del niño. Sollozando (RI) por el miedo del golpe que sentía (EI) cada vez que el animal estaba cerca. Tras varios ensayos, el niño sollozaba cada vez que la rata se encontraba cerca sin la necesidad de introducir el golpe. Extendieron el estudio presentándole un perro, lana o algunas prendas semblantes al pelaje animal-como por ejemplo un abrigo-y descubrieron que el miedo se había extendido, relacionando la fobia del objeto principal con aquellos que guardaban alguna similitud.

ESQUEMA EXPERIMENTO PEQUEÑO ALBERT

  EI (ruido)  ———–> RI (llanto)

    EN (objeto blanco)

    EC (objeto blanco) —-> RC (llanto)

Como se puede observar en el anterior esquema, el estímulo incondicional (EI) es el ruido que el sujeto teme en un principio, generando una respuesta incondicional (RI) que en este caso es el llanto. El estímulo neutro del experimento es la rata blanca, que incorporando el estímulo incondicional con el estímulo neutro se logra un estímulo condicional (EC)-la rata blanca-que es el miedo otorgado al objeto por una interacción externa (EI+EN=EC) De esta manera la respuesta incondicional (RI) se convierte en una respuesta condicional (RC) porque el sujeto responde de la misma manera al miedo que se le ha apropiado.

Se desconoce si lograron extraerle el miedo.

Tratamientos para la fobia

Existe una infinidad de tratamientos para corregir las fobias: terapias de exposición, programación neuro-lingüística, ansiolíticos, ejercicios cognitivos-conductuales, …

En el instituto A.M.I. ofrecemos soluciones más enfocadas al ámbito psicoanalíticos, entre otros. Como regresiones o análisis de sueños. Claro que existen una posibilidad de soluciones como de individuos. A fin de cuentas es hallar el tratamiento en el que más cómodo se sienta el paciente.

Show Buttons
Hide Buttons